William Ospina

Dijo, con la plenitud de la poesía: Apoya mi fatiga en tu fatiga que yo mi pena apoyaré en tu pena. La pobreza no es más que nuestra incapacidad de permitir que la riqueza descomunal de cada ser humano madure, y brote, y se decida a transformar el mundo.